Proyectos de Salud

Proyecto 2002/2003/2004
Para Gente Discapacitada – Tíbet
Proyecto 2002/2003/2004  Para Gente Discapacitada - Tíbet

Proyecto 2002/2003/2004
Para Gente Discapacitada – Tíbet

Este proyecto se realizó durante los años
2002-2003-2004 y fue cofinanciado por la Junta regional de Lombardia (Italia).

Fue colaboración entre:

La Fundación Lama Gangchen para Paz en el Mundo – Help in Action.

Don Gnocchi Foundation NGO, uno de los órganos más importantes que trabaja para gente discapacitada en Italia.

Association for Solidarity between Populations AISPO, la ONG del hospital de San Raffaele en Milán, Italia, que se ha comprometido a proyectos importantes sociales y sanitarias y países pobres.

REPORTAJE – Ingles o Italiano

Tíbet está uno de las áreas más pobres del mundo, especialmente en las regiones rurales, donde la única manera de ganar la vida es en la agricultura de subsistencia. En los pueblos hay carencia total de servicios sociales, especialmente los relacionados con la asistencia sanitaria, y los que hay son inadecuados en las ciudades.
Dentro de este marco, la situación de personas con discapacidad es especialmente difícil: incapaz de participar en el trabajo pesado en el campo; y les faltan de rehabilitación y tratamiento adecuado lo que deniegan la posibilidad a muchos empeñar un papel activo dentro de su comunidad.
Este proyecto tiene sede en la Clínica del Monasterio de Tashi Lumpo, en la ciudad de Shigatse. Aquí, los monje-médicos, practicantes sobre todo de la medicina tradicional tibetana, reciben unos 100 pacientes pobres cada día – quienes viajan de los pueblos cercanos asegurados de recibir ayuda.

Sin embargo, los médicos sienten impotentes ante casos de hincapié: muchos de los casos son fracturas que se han dejados sin tratar, y que convierten la persona cada vez menos capacitado con el paso del tiempo. Las enfermedades degenerativas, como la enfermedad ósea, son todavía muy difundidas por todo Tíbet por razones desconocidos, y la ceguera y cataratas son frecuentes aún en los jóvenes a causa de la intensa luz del sol, el polvo y la falta de higiene.
Expertos de la Fundación Don Gnocchi, que se quedaban en la Clínica del Monasterio, dieron instrucción a los monje-médicos en la fisioterapia y la rehabilitación de gente con discapacidad. Ahora, estos monjes pueden ofrecer ayuda concreta a los pacientes que han pasado mucho tiempo esperando.

Clínica del Centro de Sanación Himalaya
Katmandú – Nepal
Clínica del Centro de Sanación Himalaya Katmandú - Nepal

Clínica del Centro de Sanación Himalaya – Katmandú – Nepal

Esta Clínica, situada en las afueras de Katmandú en Nepal, dentro del mismo complejo en que se encuentra la sede de la Asociación, provee una asistencia sanitaria al mínimo coste a los más pobres y necesitados de la población del lugar.

Ofrece medicina alopática junto con la medicina tradicional himalaya. Hay cinco salas de consulta, que ofrecen medicina general, atención dental, planificación familiar, servicios de la salud reproductiva, así como instalaciones para la oftalmología, otorrinolaringología y la homeopatía. La clínica cuenta con nueve personal trabajando a tiempo completo.

En el 2004, ofreció asistencia médica a aproximadamente 16,000 personas a un coste mínimo o nulo. En julio, en una campaña médica que dura una semana, trataron 800 personas gratis.

La Clínica también actúa como sede para programas importantes de la salud comunitaria fomentado por el Ministerio de Salud de Nepal, incluyendo: DOTS (Tratamiento de Observación Directa) para pacientes con tuberculosis; la campaña nacional contra el polio, que todavía es frecuente en algunos localidades; y el programa de Vitamina A. La dieta de muchas familias pobres en Nepal consiste casi exclusivamente de arroz y lentejas, y así carece de muchas vitaminas esenciales como la vitamina A, situación puede llevar a problemas serios de la salud, incluso la ceguera. Ahora, se administra esta vitamina periódicamente a los niños, lo que es suficiente para evitar mucho sufrimiento.

La Clínica también participa en programas de inmunización de niños que pretenden dar protección ante las enfermedades que se puede prevenir por medio de vacunas, cómo el polio, el hepatitis y el sarampión.

La Clínica necesita fondos para la compra de medicamentos y equipo, así como para financiar actividades de asistencia sanitaria en la comunidad.

Dispensarios – Tíbet
Dispensarios - Tíbet

Dispensarios – Tíbet

Los problemas sanitarios de los pueblos de Tíbet Central son serios y generalizados: malnutrición, enfermedades causadas por el uso de agua contaminada, tuberculosis y neumonía, la falta de instalaciones de cuidado maternal y del parto, fractures sin tratar (que dejan a la gente discapacitada durante toda la vida), problemas oculares (las cataratas y la ceguera son frecuentes, aún entre los niños pequeños a causa del fuerte luz del sol), y la falta de asistencia dental.

Para estos aldeanos, poder contar con una asistencia sanitaria básica es de suma importancia, porque su condición ya es frecuentemente débil debido al clima, la dieta y el agua contaminada. Las prestaciones médicas de la ciudad son caras y de difícil acceso, así que a menudo, los enfermos quedan sin ayuda ninguna.

Hace varios años, la Asociación construyó un dispensario en el pueblo de Gangchen – el primero en un área que se ha quedado totalmente sin asistencia sanitaria formal durante muchos años. Hay un médico tibetano residente de guardia, que utiliza los remedios tradicionales tibetanos a base de las hierbas. Él también hace visitas regularas a quince pueblos en las cercanías, normalmente de pie o en bicicleta, porque no hay servicios públicos de transporte.

En 2005, gracias a fondos recaudados, se han construido un nuevo dispensario más grande en el pueblo cercano de Singma-Gangchen: es un edificio amplio con patio grande, situado al lado del camino que corre desde las ciudades de Lhasa y Shigatse hasta la frontera con Nepal. A pesar de ser un camino de tierra (aunque las obras viales en marcha mejorarán mucho su estado), es uno de los caminos principales de Tíbet y, como tal, hace que el dispensario es de fácil acceso desde los numerosos pueblos cercanos. El médico tibetano y su familia ya viven en el edificio nuevo, lo que va a reemplazar el viejo y pequeño dispensario en el pueblo de Gangchen.

Los vecinos son muy felices tener acceso a este servicio sanitario, y aún más porque es muy significativo para ellos que la ayuda viene de Gangchen, donde los monjes-médicos han asegurado durante siglos su asistencia médica.

Se han construido también otros pequeños dispensarios en los pueblos de Redu Lamoshan, Tsarong Shan, Sakya Tonda Shan, Macha Pulchung Shan and Lunak Shekar.

En 2005, una donación de la empresa italiana Chiesi Farmaceutici se utilizó para construir un dispensario en el pueblo de Nepu, que careció totalmente de asistencia médica. Gracias a la dedicación y el entusiasmo de los coordinadores y los peones de la construcción, casi terminaron el edificio en agosto del mismo año. El edificio se encuentra unos 500 metros de la escuela de Nepu, también recién construida, en dirección al pueblo cercano de Shishung y a otros pueblos conectados por caminos de tierra. Estos pueblos también van a disfrutar de la nueva prestación. Hay sala de espera, sala de consulta, otra sala más grande para poner camas, un almacén para medicamentos y materiales, y dos habitaciones para el médico y su familia.

Clínica del Monasterio de Tashi Lumpo
Shigatse – Tíbet
Clínica del Monasterio de Tashi Lumpo - Shigatse - Tíbet

Clínica del Monasterio de Tashi Lumpo – Shigatse – Tíbet

Tashi Lumpo, fundado en el siglo dieciséis, es uno de los más grandes monasterios de Tíbet y la sede tradicional del Panchen Lama; se encuentra en la ciudad de Shigatse, la segunda ciudad de Tíbet, y es hogar para aproximadamente 800 monjes.
En este clínica, que es provisional y muy pobre, existe la única asistencia sanitaria dentro del alcance de muchos de los habitantes pobres del área. Los monje-médicos, quién practican la medicina tradicional tibetana, pero que también conoce algo de la medicine alopática, reciben alrededor de 150 pacientes cada día, y les atienden por un coste simbólico.
En una sección de la Clínica, después de recoger varios plantas de las montañas himalayas en su alrededor, los monjes preparan los medicamentos de la medicina tibetana. No obstante, el dispensario almacena también de medicamentos occidentales, y a cada persona se ofrece la oportunidad de elegir el tipo de tratamiento preferido.
En 2004, se proporcionó a la clínica el equipamiento necesario para hacer un pequeño laboratorio para analizar sangre y orina, un servicio muy esperado por los monje-médicos que les permiten mejorar sus habilidades diagnósticas.
Los ingresos de la Clínica no son los suficientes para cubrir el coste de materiales y medicamentos; funciona gracias a donaciones. La Asociación ayuda esta pequeña clínica regularmente para cubrir sus gastos de operación.