Proyecto de Fomento de la Agricultura

Proyecto de Fomento de la Agricultura

Proyecto de Fomento de la Agricultura

La cota elevada y la aridez significan que los escasos árboles son valiosísimos en el Tíbet Central. La tierra es seca y empobrecida, y está afectada además por una erosión fuerte que la deja cada vez menos apta para el cultivo. No hay protección ninguna frente a las condiciones extremas tibetanas: el viento, la fuerte irradiación solar del verano, la lluvia esporádica… A veces los chaparones son tan fuertes que causan derrumbamientos que destruyen casas y cultivos.

La leña es escasa, así que el único combustible para cocinar o calentar la casa es el estiércol seco del yak, mezclado con ramitos o arbustos secos.

No hay fruta, así que la diete carece totalmente de vitaminas, dado que las verduras también son difíciles de cultivar por falta de agua. En los pueblos de Gangchen, Nye y Namling, se han plantado miles de árboles. En Gangchen, después de la realización de un acueducto, se ha iniciado un modesto proyecto experimental de cultivar verduras. Muchos pueblos carecen totalmente de árboles y la región se encuentra sumamente necesitada de una repoblación forestal.