Trabajo en el campo

Trabajo en el campo

Trabajo en el campo

Contacto con los niños adoptados
Voluntarios de la Asociación viajan con regularidad a los países en los cuáles los proyectos de apadrinamiento se realizan.

INDIA Y NEPAL
Voluntarios de la Asociación viajan a India y Nepal dos veces al año (en febrero/marzo y agosto septiembre) para entregar directamente la ayuda recaudada y para coordinar las actividades de la asociación.
Los niños recién apadrinados que están en edad escolar son matriculados en las escuelas del barrio en la primer oportunidad que se presenta. La cuota se paga directamente a la escuela por la Asociación, comunicando el nombre y la dirección del espónsor a la familia del niño y a la escuela.
Es posible mantener correspondencia directamente – en inglés – con los niños apadrinados. Las cartas a los niños de Nepal deben dirigirse a la oficina de la Asociación y, en India, directamente a la dirección especificada. No obstante, frecuentemente, el correo en estos países es lento y poco fiable, así que se puede enviar las cartas a través de la Asociación en Italia; se entregan estas cartas a mano lo antes posible.
La oficina en Katmandú-Nepal ayuda, en la medida de lo posible, para que la familia pueda cartearse con su espónsor. Sin embargo, muchos padres de niños apadrinados son analfabetos y piden a amigos, profesores y incluso a su jefe escribir en su nombre. Las cartas suelen ser muy sencillas, repetitivas y expresan simplemente la gratitud de la familia. Desafortudamente, no podemos llevar paquetes para los niños adoptados.

TÍBET/CHINA
Voluntarios de la Asociación viajan a Tíbet una vez al año (en julio/agosto) para distribuir la ayuda recaudada directamente, pueblo por pueblo, bajo la supervisión directa de oficiales del gobierno local. Todos los regalos- ropa, zapatos, jerseys, chaquetas, materiales escolares, sacos de arroz, harina y semillas – se compran en la ciudad y se transportan por camión a los pueblos, en los que no hay tiendas. El dinero, regalos y comida se distribuyen equitativamente entre todos los niños del pueblo y sus familias, sean apadrinados o no.
En Tíbet, el correo no llega a los pueblos. Se puede entregar las cartas sólo en mano, durante la visita del verano, junto con cualquier foto de las familias que adopten el niño. Estas son muy bien recibidas, ya que a las familias les gusta conocer a sus benefactores, al menos en foto, quiénes, desde muy lejos, han cambiado su vida. Estas fotos se valoran mucho y casi siempre acaban en el altar dentro de la casa, junto con sus demás bienes más preciados.
Las familias que pueden, responden a sus espónsors, en tibetano. La asociación traduce estas cartas a italiano o inglés. Después del viaje del verano se envían noticias del niño o persona apadrinada si posible, con una nueva foto y carta.
Desafortunadamente, no podemos llevar paquetes para los niños.

Si posible, las donaciones para los niños en Tíbet han de hacerse a la Asociación antes del finales de junio.